Christiania, el corazón independiente de Dinamarca

Marcos Martínez

Copenhague, la capital de uno de los países más desarrollados del mundo, cuenta con un barrio ocupado en el que, desde la década de los sesenta, viven adultos y menores de edad que no se consideran parte de la Unión Europea ¿Quieres conocerlo? ¡Sigue leyendo!

ENTRADICA
Entrada a Christiania / Momondo

A finales de los años 60, el Parlamento danés decidió desalojar las tropas militares del país que vivían en los cuarteles de la capital nórdica por temor a un posible bombardeo de la Unión Soviética, ya que Dinamarca era una de las naciones pertenecientes al bloque capitalista y, por tanto, enemiga del bloque comunista, liderado por la actual Rusia.

Una vez que los efectivos del ejército fueron desplazados a otras provincias del estado, varios edificios quedaron desocupados y amplias zonas completamente vacías. Fue por este motivo por el que, en 1971, grupos anarquistas, jóvenes y estudiantes ocuparon este espacio, constituyendo lo que se conocería como movimiento hippie. Una vez asentado en la antigua zona militar, la pequeña población invasora fundó en este territorio la Ciudad Libre de Christiania.

christiania inicios
Christiania en sus inicios / Imagenmundi

En noviembre de este mismo año, la comunidad celebró una reunión en la que se elaboró un documento que establecía una norma básica de comportamiento que debía ser cumplida por todo aquel que quisiese vivir en la “ciudad”. En él se decía: “El compromiso de Christiania es crear y mantener un vecindario autosuficiente en el que todo el mundo es libre de desarrollarse y expresarse como miembros responsables de la comunidad”.

Así pues, desde un primer momento, se adoptó en este lugar una forma de autogobierno democrática consensual, en la que no se impondrían reglas, sino que se tomarían decisiones aprobadas por la mayoría de los miembros.

Todos aquellos que visiten la Ciudad Libre de Christiania, ubicada en el corazón de Copenhague, observarán el claro contraste que existe entre Dinamarca y este barrio, en el que, como ejemplo, por decisión de sus vecinos, se puede comprar marihuana en Pusher Street.

En esta calle se puede adquirir, en efecto, marihuana y hachís, a pesar de constituir un acto ilegal según la ley danesa. Cuando acceden a Christiania, los policías tratan de acabar con este mercado, pero, en 40 años, no lo han conseguido. Además, como el comercio con drogas está prohibido, los turistas no pueden hacer fotos ni grabaciones en esta zona del barrio.

pusher
Pusher Street / Paulgalipeau

Los que conocen poco sobre esta peculiar región de Dinamarca, que actualmente cuenta con 900 habitantes – 650 adultos y 250 menores de edad-, pueden pensar que se trata de una zona reinada por el caos. No obstante, a lo largo de los años, la comunidad ha adoptado una serie de normas comunitarias que garanticen la seguridad y la convivencia.

De esta forma, en Christiania está prohibido el consumo de drogas duras, el uso de vehículos automáticos, el uso de armas y chalecos antibalas, y la venta de fuegos artificiales y de artículos robados.

grafiti
Un graffiti recuerda la prohibición de las drogas duras / Doyoucity

El barrio está dividido en 14 áreas, y cada una de ellas adopta decisiones que afectan a su zona a través de reuniones a las que pueden acudir todos aquellos interesados. En estos encuentros también se debate sobre la adecuación o inadecuación de aquellas personas que desean comenzar a vivir en la vecindad.

Así como se autogobierna, Christiania también se autofinancia. Para ello cuenta con unos 22 millones de coronas danesas anuales aportadas por los adultos de la urbanización, que deben pagar una cuota mensual de 1.900 coronas. Con este dinero se consigue un fondo monetario que sirve para pagar todos los servicios comunes –desde alcantarillado hasta recogida de basura-, así como para financiar todo tipo de actividades culturales, especialmente de música y teatro.

Así pues, Christiania es un símbolo de lucha. Los habitantes de esta, cuanto menos, diferente zona del norte de Europa han tratado, a lo largo de las últimas décadas, de crear un pequeño lugar en el que poder vivir de acuerdo con unos ideales comunes.  Unos con los que buscan crear una identidad propia que les haga diferentes del resto del mundo. De hecho, al salir por la entrada principal de este barrio se puede leer “You’re now entering the EU” (“Estás entrando en la Unión Europea”), ya que los habitantes de Christiania no se consideran pertenecientes a la Unión.

final
Salida de Christiania / esmetravels
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s