Hace 60 años Rosa Parks cambió la vida de millones de personas por negarse a ceder su asiento a un blanco

Raquel Pérez

Con sólo un acto que ni si quiera estaba pensado, una humilde mujer negra fue capaz de cambiar la historia de los derechos civiles de la humanidad. Ese momento supuso un antes y un después en la lacra social que se vivía en Estados Unidos y que fue causa directa de la esclavitud del siglo XIX.  

rosaparks_Winston-Hearn

Rosa Parks en un autobús / Winston Hearn

Ser negro hace 60 años en Estados Unidos suponía tener prohibida la entrada en restaurantes con carteles que decían “negros no”,  no poder ir a determinados colegios porque denegaban la admisión a personas de color, o emplear un lavabo distinto al que utilizaban todos los ciudadanos blancos.

Tal día como hoy, hace 60 años, Rosa Parks cambiaba la historia de la segregación racial presente en Estados Unidos con su negación a ceder su asiento a un blanco en un autobús. Esta mujer negra y costurera de 42 años, tomó el autobús para regresar a casa después de una jornada de trabajo en Montgomery. Como todos los transportes públicos eran delimitados con una línea fuertemente marcada para diferenciar los asientos de los blancos (los delanteros), de los negros (los de atrás). Parks se sentó en la fila de en medio, aquella en la que podían sentarse los negros a no ser que un blanco solicitara ese lugar. En una de las paradas del trayecto subieron tantos blancos, que algunos de ellos se quedaron sin sitio. Ante esta situación, el conductor del autobús se dirigió a Parks y otros tres pasajeros negros más y les exigió que cedieran su asiento. Ella se negó a pesar de que el conductor le amenazaba con llamar a la policía. Acusada de perturbar el orden público, la policía le arrestó y tuvo que pasar la noche en la cárcel. Ese fue el día en el que comenzó la lucha por los derechos civiles en Estados Unidos.

Rosa-Parks-Bo-Gordy-Stith

El icono de los derechos civiles encarcelada/ Gordy Stith

El encarcelamiento de Rosa desató muchas reacciones. Martin Luther King, un desconocido pastos bautista en ese tiempo, se hizo eco de la noticia y reunió a varios activistas afroamericanos en su iglesia, movilizados por la esperanza y valentía que Rosa les había transmitido. Decidieron organizarse para transportarse por sus propios medios y así boicotear  a los autobuses públicos. Después de 13 meses en los que los autobuses iban prácticamente sin pasajeros, la autoridad ordenó terminar con la segregación racial presente en estos medios de transporte. Este hecho todavía motivó más protestas contra otras prácticas de segregación.  Fue así como Rosa Parks se convirtió sin quererlo en un icono del movimiento antisegregacionista.

Revista mito

Parks en la parte trasera de un autobús con Luther King/Revista mito

En el año 1996, Bill Clinton le concedió la medalla presidencial de la Libertad y en 1999 fue el Congreso el que le entregó una medalla, esta vez de oro, máxima distinción cívica nacional. En el año 2000 El Rosa Parks Library and Museum fue bautizado en su honor. Cuatro años más tarde, el ícono de los derechos civiles, muere a causa de la enfermedad de Alzheimer.

Ahora, los 13 sobrinos de Rosa Parks han escrito un libro en el que cuentan el lado más intimo y familiar de la que no sólo fue su tía, sino también su heroína.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s