Beatriz Romero, la artista que canta con las manos

Adrián Luis

La cantante Rozalén y Beatriz Romero irrumpen en el escenario cada vez que actúan en una sala de conciertos o en un teatro. La primera pone su canto. Y la segunda, su dominio de la lengua de signos y su expresión corporal con el fin de que los sordos puedan deleitarse con la música. 

 

Fotograma del videoclip "80 veces", con Rozalén a la izquierda y Beatriz Romero a la derecha. / Canal de YouTube de Rozalén
Fotograma del videoclip “80 veces”, con Rozalén a la izquierda y Beatriz Romero a la derecha. / Canal de YouTube de Rozalén

Existe gente que no puede vivir sin la música, sin esa dosis de compañía o desconexión. Unos tararean las canciones mientras conducen, otros desafinan en la ducha. Muchos no salen de casa sin sus auriculares o algunos se enteran antes que nadie del último hit de moda. Pero no todo el mundo puede disfrutar de este arte. En un ejercicio de empatía, cuesta ponerse en el lugar de una persona que no puede sentir esos estímulos que entran por los oídos como es el caso de los sordos. Aunque es cierto que los individuos con esta discapacidad sensorial perciben las vibraciones que genera la música.

Muchos se han preocupado por acercar el ritmo y la letra a los sordos. En España, la cantautora Rozalén lo ha hecho posible. Para ser exactos, Rozalén y Beatriz Romero, una intérprete de lengua de signos. Una al lado de la otra y ambas con un don.

Beatriz Romero traduce las palabras de la artista albaceteña, las dramatiza con su rostro y se las comunica al público con problemas de audición. Pero no solo eso, también transmite sentimientos tanto a sordos como a oyentes. Así un concierto se convierte en una experiencia sin barreras donde la alegría es la reacción más común de los presentes. Porque los seguidores reconocen la labor de la intérprete como se puede leer en este tweet que recibió en su perfil –@BeatrizRomeroLS– de la red social de los 140 caracteres por parte de una de sus 1.851 followers:

Rozalén y Beatriz Romero forman sobre el escenario un tándem conjuntado, coordinado y preciso, similar a dos amigas que han crecido juntas, que se conocen la una a la otra y que tienen los mismos gestos. La fama les llamó a la puerta con el videoclip 80 veces –más de 3.600.000 reproducciones en YouTube– . Rozalén es el talento hecho música y Beatriz Romero es la palabra silenciosa, la expresión corporal convertida en danza, la lengua de signos transformada en canción.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s