3 historias que te ayudarán a decir “yo puedo”

Elisa Navarro 

Cuando decimos “no puedo” seguramente olvidemos que tenemos dos piernas, dos brazos y todas las capacidades mentales y físicas preparadas para responder al conjuto de nuestras necesidades. Estos tres personajes nos recuerdan la fortuna que se tiene de nacer de una pieza, la necesidad de dar las gracias cada día por todo lo que tenemos, las nimiedades por las que nos quejamos diariamente y la importancia de sacar provecho de todas y cada una de las oportunidades que se nos presentan en la vida.   

““No puedo” nunca formó parte de mi vocabulario”
primer 5
La gimnasta /Página7

Nació sin piernas, pero “nunca se consideró minusválida”. Por su defecto biológico, fue dada en adopción y a los siete años, sus nuevos padres le ayudaron a cumplir sus sueños: ser gimnasta olímpica. Sin embargo, la noticia que cambiará su vida será descubrir que la que siempre fue su fuente de inspiración era su hermana de sangre.   

primer 6
La joven Jennifer en sus entrenamientos/ Ruarith Connelian

Su nombre es Jennifer Bricker, Jennifer Moceanu si tomamos su apellido biológico.  Abandonada en el Hospital tras nacer, fue adoptada por un matrimonio que creyó que una niña sin piernas iba a necesitar mucha ayuda para sobrevivir. Recibió, desde el primer momento y sin distinciones, la misma educación que el resto de sus tres hermanos. La única regla de la casa era: prohibido decir “no puedo”. No tener piernas nunca le impidió soñar con la gimnasia artística.  Y lo que empezó siendo una utopía acabó siendo una realidad. A los siete años, empezó a practicar con su padre en una colchoneta elástica y tras muchas caídas encontró su propia técnica. Practicó también otros deportes inimaginables para su condición física como el beisbol o el  baloncesto. “Todos se sorprendieron cuando vieron que era capaz de marcar canastas” cuentan sus padres.

primmer plano
Jennnifer Bricker en el podium a sus 12 años/ Barcroft USA

Se convirtió en la gimnasta paralímpica que siempre había querido ser y pronto comenzó ganando diversos premios a nivel local. No obstante, su vida dio un giro de 360 grados cuando descubrió que Dominique Moceanu, la gimnasta olímpica que había sido su ídolo desde niña, podría formar parte de su realidad cotidiana. A la edad de 16 años, Jennifer le preguntó a su madre quién era su familia biológica. “Moceanu” le dijeron.  Así es como acabó descubriendo que Dominique era su hermana biológica. ¡De entre todas las personas que había en el mundo tenía que ser su hermana la favorita! “A que niña le pasa que su ídolo de infancia se convierte en su hermana”, dijo en una entrevista televisada. Pronto, le escribió una carta contándole lo que había descubierto y su pasión por los deportes, hasta que en una de ellas le dijo: ‘Ah, dicho sea de paso, no tengo piernas.’  Las hermanas comenzaron a tener una estrecha relación que se sigue manteniendo a día de hoy.

Si por algo se ha difundido esta emotiva historia es gracias a un libro escrito por Dominique en el año 2012 en el que lo relata.

primerpllano
Con su hermana Dominique

Jennifer Bricker en acción te dejará sin palabras.


“Las personas con discapacidad somos regalos para el mundo”

plano primer

Él es Tim Harris, un hombre con síndrome de Down, que consiguió crear el negocio que siempre había deseado. A sus 14 años, les pidió a sus padres ayuda para abrir su propio restaurante. Nunca cejó en su empeño y por eso hoy, no existe persona más feliz que él por ir a trabajar cada mañana.

Su restaurante: “Tim’s place. Desayunos, comidas y abrazos” es un lugar que, por tópico que resulte tiene como ingrediente principal el amor  a sus clientes. Y es que afirma ser una máquina de dar abrazos.  “Los abrazos son mucho más potentes que la comida. La comida es comida”.

primerplano
En su restaurante, tiene esta máquina que cuenra los abrazos que Tim ha dado a sus clientes desde que abrió el local

Este vídeo es un mensaje de esperanza en el que el propio Tim y su familia explican cómo  ni siquiera la discapacidad resulta un obstáculo cuando se desea cumplir un objetivo en la vida.


“Sin brazos, sin piernas, sin preocupaciones”

El tercer y último de los protagonistas de estas historias es Nick Vujicic. Necesita poca presentación, ya que el siguiente vídeo es espectacular. La determinación, la fuerza y el sentimiento coon el que habla te pondrán los pelos de punta.

 

Como decía Octavio Paz: Merece tu sueño.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s